Área de Descanso

Desconecta de los problemas

Si empiezas a estar cansado de lo que ves todos los días…
Si por fin has decidido que hoy es el primer día del resto de tus días…
Si quieres dar un salto hacia adelante en tu crecimiento como persona y en tu bienestar personal…

…Éste es tu sitio y éste el mejor momento.

Te presentamos una selección de los poemas motivacionales más bellos que se han escrito.
Cada poema está pensado para ayudarte y acompañarte en cada momento de tu vida.

Adelante y disfrútalos.

“Aspira al éxito, no a la perfección.
Nunca renuncies al derecho que tienes de equivocarte, porque, si no, perderás la capacidad de aprender cosas nuevas y de avanzar en tu vida. Recuerda que el miedo siempre se oculta bajo las ansias de perfección. Encarar tus miedos y permitirte a ti mismo el derecho de ser humano puede, paradójicamente, hacerte una persona muchísimo más fecunda y feliz”.
Doctor Davis M. Burns.

EL QUE CUENTA
No es el crítico quien cuenta, ni el que señala con el dedo al hombre fuerte en el momento que tropieza, o el que indica en qué cuestiones el que hace las cosas hubiera podido hacerlas mejor. El mérito recae exclusivamente en el hombre que se halla en la arena, aquel cuyo rostro está manchado de polvo, sudor y sangre, el que lucha con valentía, el que se equivoca y falla el golpe una y otra vez, porque no hay esfuerzo sin error y sin limitaciones. El que cuenta es el que de hecho lucha por llevar a cabo las acciones, el que conoce los grandes entusiasmos, las grandes devociones, el que agota sus fuerzas en defensa de una causa noble, el que, si tiene suerte, saborea el triunfo de los grandes logros, y si no la tiene y falla, fracasa al menos habiéndose atrevido al mayor riesgo, de modo que nunca ocupará el lugar reservado a esas almas frías y tímidas que ignoran tanto la victoria como la derrota.
Theodore Roosevelt

SI POR UN INSTANTE

Si por un instante Dios se olvidara
de que soy una marioneta de trapo
y me regalara un trozo de vida,
posiblemente no diría todo lo que pienso,
pero en definitiva pensaría todo lo que digo.  

Daría valor a las cosas, no por lo que valen,
sino por lo que significan.
Dormiría poco, soñaría más,
entiendo que por cada minuto que
cerramos los ojos,
perdemos sesenta segundos de luz.

Andaría cuando los demás se detienen,
despertaría cuando los demás duermen.
Escucharía cuando los demás hablan
y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!  

Si Dios me obsequiara un trozo de vida,
vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol,
dejando descubierto, no solamente mi cuerpo,
sino mi alma.  

Dios mío si yo tuviera un corazón,
escribiría mi odio sobre el hielo,
y esperaría a que saliera el sol.  

Pintaría con un sueño de Van Gogh
sobre las estrellas un poema de Benedetti,
y una canción de  Serrat sería
la serenata que les ofrecería a la luna.  

Regaría con mis lágrimas  las rosas,
para sentir el dolor de sus espinas,
y el encarnado beso de sus pétalos…  

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida…

No dejaría pasar un sólo día
sin decirle a la gente que quiero,
que la quiero.
Convencería a cada mujer u hombre
que son mis favoritos
y viviría enamorado del amor.  

A los hombres les probaría
cuán equivocados están al pensar
que dejan de enamorarse cuando envejecen,
sin saber que envejecen
cuando dejan de enamorarse!
A un  niño le daría alas,
pero le dejaría  que él solo
aprendiese a volar.
A los viejos les enseñaría
que la muerte no llega con la vejez,
sino con el olvido.  

Tantas cosas he aprendido de ustedes,
los hombres…  

He aprendido que  todo el mundo
quiere vivir en la cima de la montaña,
sin saber que la verdadera felicidad
está en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido
aprieta con su pequeño puño,
por primera vez, el dedo de su padre,
lo tiene atrapado por siempre.  

He aprendido que un hombre
sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo,
cuando ha de ayudarle a levantarse.  

Son tantas cosas las
que he podido aprender de ustedes,
pero realmente de mucho no habrán de servir,
porque cuando me guarden dentro de esa maleta,
infelizmente me estaré muriendo.  

Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas.
Si supiera que hoy fuera
la última vez que te voy a ver dormir,
te abrazaría fuertemente
y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma.

Si supiera que ésta fuera
la última vez que te vea salir por la puerta,
te daría un abrazo, un beso
y te llamaría de nuevo para darte más.  

Si supiera que ésta fuera la última vez
que voy a oír tu voz,
grabaría cada una de tus palabras
para poder oírlas una y otra vez indefinidamente.

Si supiera que estos son
los últimos minutos que te veo
diría te quiero y no asumiría,
tontamente, que ya lo sabes.  

Siempre hay un mañana
y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien,
pero por si me equivoco
y hoy es todo lo que nos queda,
me gustaría decirte cuánto te quiero,
que nunca te olvidaré.  

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo.
Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas.

Por eso no esperes más,
hazlo hoy,
ya que si el mañana nunca llega,
seguramente lamentarás el día
que no tomaste tiempo para una sonrisa,
un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado
para concederles un último deseo.  

Mantén a los que amas cerca de ti,
diles al oído lo mucho que los necesitas,
quiérelos y trátalos bien,
toma tiempo para decirles lo siento,
perdóname, por favor, gracias
y todas las palabras de amor que conoces.  

Nadie te recordará por tus pensamientos secretos.
Pide al Señor la fuerza
y sabiduría para expresarlos.
Demuestra a tus amigos cuanto te importan.

(Poema atribuído a Gabriel García Marquez)

¿cuál es tu orden en la vida?

A menudo la gente intenta
vivir su vida al revés;
Intenta tener muchas cosas,
o tener más dinero,
con la intención de poder hacer
lo que de verdad le gusta,
y así ser más feliz.

Pero la manera en que suele funcionar
es la contraria.

Primero debes ser la persona
que tu eres de verdad,
y luego hacer lo que tengas que hacer
para obtener
lo que quieres.

(Margaret Young)

 

SI

Si puedes conservar tu cabeza, cuando a tu alrededor
todos la pierden y te cubren de reproches;

Si puedes tener fe en ti mismo, cuando duden de ti
los demás hombres y ser indulgente para su duda;

Si puedes esperar, y no sentirte cansado con la espera;
Si puedes, siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira;
y si eres odiado, no devolver el odio, sin que te creas,
por eso, ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo;

Si puedes soñar sin que los sueños imperiosamente te dominen
Si puedes pensar, sin que los pensamientos sean tu objeto único,

Si puedes encararte con el triunfo y el desastre, y tratar
de la misma manera a esos dos impostores;

Si puedes aguantar que la verdad por ti expuesta
la veas retorcida por los pícaros,
para convertirla en lazo de los tontos.

O contemplar que las cosas a que diste vida
se han deshecho, y agacharte y construirlas de nuevo
aunque sea con gastados instrumentos.

Si eres capaz de juntar, en un solo haz, todos tus triunfos
y arriesgarlos, a cara o cruz, en una sola vuelta
y si perdieras, empezar otra vez como cuando empezaste
y nunca más exhalar una palabra sobre la pérdida sufrida.

Si puedes obligar a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios,
a que te obedezcan aún después de haber desfallecido
y que así se mantengan, hasta que en ti no haya otra cosa
que la voluntad gritando: ¡persistir, es la orden!

Si puedes hablar con multitudes y conservar tu virtud,
o alternar con reyes y no perder tus comunes rasgos.

Si nada, ni enemigos, ni amantes amigos
pueden causarte daño;

Si todos los hombres pueden contar contigo,
pero ninguno demasiado;

Si eres capaz de llenar el inexorable minuto
con el valor de los sesenta segundos
de la distancia final,
Tuya será la tierra y cuanto ella contenga.

Y -lo que vale más-, serás un hombre
¡hijo mío!.

Rudyard Kipling

EL EXITO COMIENZA CON LA VOLUNTAD

Si piensas que estás vencido, lo estás.
Si piensas que no te atreves, no lo harás.
Si piensas que te gustaría ganar pero no puedes,
no lo lograrás.

Si piensas que perderás, ya has perdido,
porque en el mundo encontrarás
que el éxito comienza con la voluntad del hombre.

Todo está en el estado mental.

Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado,
antes de haber su trabajo empezado.

Piensa en grande y tus hechos crecerán.
Piensa en pequeño y quedarás atrás.
Piensa que puedes y podrás.
Todo está en el estado mental.

Si piensas que estás aventajado, lo estás.
Tienes que pensar bien para elevarte.
Tienes que estar seguro de ti mismo,
antes de intentar ganar un premio.

La batalla de la vida no siempre la gana
el hombre más fuerte, o el más ligero,
porque tarde o temprano, el hombre que gana,
es aquél que cree poder hacerlo.

RUDYARD KIPLING

 

NO DESEES

No desees que las cosas sean más fáciles,
desea ser mejor;
no desees menos problemas,
desea tener más habilidad para resolverlos;
no desees que eliminen pruebas en tu camino,
sino desea superarlas.

Mr Shoaff

 

Deja un comentario